En 1995 con una valija en mano llena de muestras de géneros, Alejandra se lanzó a ir de casa en casa asesorando y confeccionando para una clientela que crecía cada día. En una visita conoció un lino finísimo que la deslumbró y así, fascinada por ese género que en ese entonces no se encontraba en Argentina y junto a María Bullrich,  nació Linos del Pacifico.  

En el año 2005 abrimos nuestro primer showroom en un galpón al fondo de un pasillo en San Isidro. Poco a poco fuimos creando lazos con talleres que hacen magia con nuestros géneros. Allí surgió también el reciclado de muebles de remate. Pronto, la búsqueda de géneros únicos y de calidad nos llevó a las ferias internacionales y sentó las bases de una premisa que rige cada una de nuestras decisiones: ser originales y únicos.

El primer gran salto lo dimos en el 2010 al mudarnos a un local más grande, a la calle. Poco después, con la incorporación de los muebles y lámparas de Juan Brie, consolidamos el sello de Linos del Pacifico en un diseño simple, de líneas rectas y con el uso de materiales en su estado más puro. 

El sueño de la expansión se concretó en el 2019 cuando abrimos las puertas de nuestro local en Recoleta. Entramos así al Distrito del Diseño y creamos un espacio para que más clientes puedan ser parte de nuestro Universo. 

Si bien nuestra historia comienza con una mujer y una valija, se teje cada día con un equipo de profesionales creativos y apasionados que hacen posible el Universo de Linos del Pacifico.